Home > Uncategorized > Unos apuntes rápidos sobre el Barcelona Beer Festival

Unos apuntes rápidos sobre el Barcelona Beer Festival

Este fin de semana lo hemos pasado en Barcelona, porque el Comité del Lúpulo sintió la llamada revolucionaria del BBF, Barcelona Beer Festival, y no pudimos dejarlo escapar.

Ha habido más festivales antes a los que no hemos acudido básicamente porque seguimos siendo pobres, pero estos catalanes montan tantas cosas que seguir sin acudir nos parecía ya demencial.

Nos resultó especialmente atractivo por el formato. Estamos acostumbrados, en cualquier tipo de festival/feria alimenticia, al formato de “stands” en el que cada productor tiene su propio puesto y vas haciendo la ruta uno por uno. Esto puede tener su cosa positiva, pero también queda claro que los productores no se pueden relajar y que puede dar pie a que el sitio se convierta en una pura competencia entre unos y otros. En este caso, el formato era diferente, se encargaba de la gestión la Associació per la Cultura de la Cervesa Artesana, ellos hacían la selección, ponían una barra única llena de tiradores y se iban probando ahí todas. Sólo por este formato nos resultó más llamativo y decidimos ir hasta Barcelona.

Vamos a intentar hacer un esquema del funcionamiento básico:

– Más de cien cervezas diferentes

– 36 tiradores en una misma barra

– En un gran tablón ponía todas las cervezas que había, con un recuadro al lado. En el recuadro ponía en qué grifo estaba pinchada una cerveza (cada grifo tenía un código, A1, A2, A3, B1, B2, B3, C1, C2, C3, etc), en caso de que lo estuviese en ese momento, si no estaba pinchada el recuadro estaba en blanco y si ya se había agotado, ponía que se había agotado.

– Entonces, básicamente, ibas al tablón, escogías la que querías e ibas a buscarla al grifo donde estuviera.

– La entrada al festival era gratuita. Las cervezas se pagaban en unas monedas del festival (a las que bautizamos como “dirhams”). Al entrar, si querías, comprabas un kit básico que incluía 3 dirhams, un vaso de vidrio del festival de 22cl (vaso de caña más o menos) y una guía en la que venían todas las cervezas del festival con una descripción. Esto valía 5€. Además podías ir reponiendo “dirhams”, 7 dirhams por 5€, 15 dirhams por 10€.

– Todas las cervezas valían entre 2 y 5 dirhams.

Así es esencialmente como iba la maquinaria para poder beber cervezas: coger monedas, informarse sobre la cerveza que querías e ir a buscarla.

El festival se celebraba en un Convento que se había reconvertido en Centro Cultural, Convent de Sant Agustí, dentro de un precioso patio con arcos. El espacio contaba además con un bar propio y por parte de la organización del festival se intentó coordinar la cosa para que hubiese buenas opciones para comer a precio aceptable.

Pasamos ahí casi todo el sábado y la tarde del domingo y más o menos podemos hacer una serie de valoraciones. Nuestra impresión general es muy positiva. Por hacer un festival cervecero importante en una ciudad importante. Por la selección de cervezas. Por lo ajustado de los precios (las cervezas costaban entre 2 y 5 dirhams, al precio al que suelen estar las artesanales, al cambio de dirham a euro salían bien). Por todas las buenísimas ideas y el esfuerzo organizativo bien ejecutado.

Hubo varias cosas negativas que se pueden resumir en una: fue tan exitoso que se llenó demasiado y al llenarse demasiado fallaron cosas. El espacio se quedó pequeño, se formaban colas kilométricas (por eso no salimos de ahí en todo el sábado, como para volver a hacer la cola) y aunque hubo un intento muy valioso de controlar el aforo, la sensación dentro era de cierto agobio. También en esto debemos admitir que quien esto escribe lleva bastante mal los espacios muy masificados, para un rato bien pero para mucho se agobia en exceso. Al estar tan lleno, las colas se sobreponían y era un lío: la cola para mirar el tablón, la cola para coger las cervezas, la cola para cambiar euros por dirhams, una se cruzaba con otra y todas a la vez. En un momento determinado, se empezó a descoordinar el tablón con los grifos, de forma que hacías la cola del tablón para mirar la que querías y cuando terminabas la cola del tirador resultaba que esa cerveza ya no estaba disponible, por lo que tenías que ir metiendo la cabeza entre cada tirador como podías para ver lo que tenían en cada uno. Al final, como mucho era nuevo, cogíamos la que podíamos i endavant. Esto de la descoordinación tablón/grifos fue para nosotros tal vez lo más negativo. Como decimos, todos estos problemas en realidad vienen derivados por uno concreto que fue el de la masificación y esto imaginamos que se podrá solucionar fácilmente el año próximo consiguiendo un lugar más amplio.

Teníamos mucho interés en el tema de la comida. Esto no funcionó del todo bien aunque en este aspecto no hubo responsabilidad alguna por parte de la organización. Por lo que pudimos saber, la organización propuso una colaboración con el bar del lugar para trabajar en común, aportar más voluntarios para trabajar y hacer más cosas, la gente que llevaba el bar pensó que ellos se sobraban y que querían hacer todo a su modo y fallaron enormemente. Pero esto como decimos habrá que planteárselo a la gente del bar del centro cultural, no a la propia organización.

Hubo varias charlas programadas. Pudimos asistir a la de Nogne O, muy clara y bien explicada (aunque íntegramente en inglés, para nosotros no había problema con eso pero tal vez lo suyo habría sido ir traduciendo, el asunto fue que el ponente preguntó “¿todo el mundo habla inglés?”, quien no lo hablaba calló malamente y quien lo hablaba dijo “sí”, y así fue, en inglés). Teníamos previsto asistir a la mesa redonda de profesionales, pero como no sólo de cerveza vive el hombre resultó que una amiga nos invitó a una calçotada y se nos fue la hora de inicio.

A los que tenían algo que ver con algo de la cerveza (tiendas, bares, productores) nos daban una acreditación que no sabemos si servía para algo especialmente, como nosotros somos tímidos aunque no lo parezca la llevábamos guardada. Aun así nos dio tiempo a apuntar en la parte trasera una serie de ideas automáticas que nos vinieron a la cabeza

Por lo visto fue mucha gente conocida, pero como el sitio estaba tan lleno se ve que no nos cruzamos. Eso sí, tuvimos la oportunidad de conocer a Pepe, de Singlot, con el cuál habíamos cruzado algún correo electrónico y al que estamos muy agradecidos porque es una persona que nos ha dado muy buenos consejos, así que pudimos agradecérselo en persona y aunque no pudimos hablar con él en profundidad sí que pudimos cruzar varias impresiones.  También nos encantó poder hablar con Mikel Rius, uno de los organizadores, con quien habíamos “tuiteado” anteriormente, charló con nosotros muy amablemente pese al “estrés” de estar a todo y también pudimos cambiar algunas impresiones muy valiosas.

Sobre todas las cervezas que probamos, no vamos a enumerarlas una por una por no extendernos demasiado ya que queríamos hablar más de la logística del festival en sí mismo, pero sí que debemos decir que la selección nos pareció muy buena, que había mucha variedad en cada momento y que todo lo que probamos nos gustó.

Como decimos, la impresión general es muy positiva, queda como aspecto a mejorar el de conseguir un espacio más amplio y un poco de la coordinación interna, pero pensamos que el formato es muy bueno, que vale mucho la pena y que la iniciativa va a sentar precedente.

¡Esperamos vernos el año que viene!

En la foto, las dos últimas cervezas que tomamos: La Guineu Edición Especial BBF y la Taras Boulba de Brasserie La Senne. Se terminaron los vasos y tuvimos que tomar dos para tres, nuestro amigo Guille llegó tarde y se quedó sin got.

Advertisements
  1. Lupuloadicto
    March 12, 2012 at 9:45 pm

    Así a bote pronto me he quedado con ganas de saber más de como estuvo el tema comida (sr. del comité, ud. seguro que puede hacer algo al respecto aunque sea en forma de comentario, no?).

    Al igual que con Birraire, tu post me ha hecho casi como estar allí mismo. Hablé por teléfono con algunos de vosotros pero al leeros a vosotros 2 me he trasladado por un segundo al convent.

    Otro año, y toquemos madera, espero no fallar ya que pese a los detalles, como bien resumes, casi todo tiene pinta de solucionarse con tener en cuenta la presencia de un mayor aforo. Por lo demás éxito tremendo!

    P.D. Brutal la contra del cartelito (acreditación, supongo…).

    • March 12, 2012 at 10:50 pm

      El tema comida allí dentro consistió esencialmente, al menos en lo que pudimos ver, en unas quiches variadas (de puerros, de cebolla, de guistantes y bacon) y en unas empanadas argentinas (de carne, de pollo, de maíz, de queso con tomate y albahaca). Creo que había también sandwiches variados. El problema es que estaban totalmente sobrepasados y tampoco tenían siempre todo lo que anunciaban, así que yo llegué al mostrador, pregunté qué tenían exáctamente en ese momento y cogí varias cosas que me sonaron mejor, y que estaban verdaderamente buenas.

  2. March 20, 2012 at 11:12 pm

    Gracias por la opinión y las buenas palabras. Un placer haberos conocido! Seguimos en contacto!

  1. March 12, 2012 at 12:08 pm
  2. March 21, 2012 at 12:28 am

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: