Archive

Archive for March, 2012

Nota breve: Cerramos el 29-M

Pensamos que la nueva reforma laboral va a repercutir negativamente en la vida de nuestros clientes y sus familias, lo que también nos perjudicará a nosotros. Por este motivo, el próximo día 29 de Marzo no estaremos operativos. El día 30 seguiremos con la marcha. Rogamos disculpen las molestias (quienes consideren esto una molestia)

Advertisements
Categories: Uncategorized

Taller de quesos y cerveza, ¡plazas agotadas!

No sabemos si será por el (nefasto) artículo que salió en el OnMadrid sobre la cerveza, el tema es que parece que el tema ha interesado, nos informan desde Apetit’oh que han agotado las plazas volando.

Esa es la mala noticia.

La buena noticia es que van a buscar más fechas, así que permanezcan en sintonía

Categories: Uncategorized

Objetivo para 2012: Sólo buena mierda

March 20, 2012 10 comments

Escribimos públicamente para hacer balance/autocrítica y propuestas de futuro.

Nuestro proyecto cervecero es un proyecto pequeño. Tan pequeño que es más una afición que otra cosa. Nos gustaría que fuese un trabajo, pero no lo es (aún).

¿Cómo empezó todo? Empezó de la siguiente forma: ganas de tener iniciativa sobre la vida y moverse dentro de algo que nos gustaba, la cerveza. En aquel entonces el conocimiento que teníamos de la cerveza era más superficial, teníamos mucho impacto de haber conocido muchas craft breweries en EEUU y curiosidad por ver lo que se hacía aquí. A eso había que sumar que en ese mismo viaje (sí, el mismo viaje, pero varios meses antes) habíamos estado en Bélgica y bueno, lo uno llevó a lo otro. Idea empresarial teníamos cero. Buscamos consejo en gente que sabía algo más e intentamos aplicar un poco de su sabiduría. Pero claro, éramos unos notavos.

Pensamos en esos inicios que la cerveza artesanal, por ser artesanal, estaba exenta de crítica. Esto pasó mucho cuando empezaron a salir micros locales. Eso de pensar “artesanal = bueno”. Si a eso sumamos nuestra nulidad empresarial, el resultado fue que hicimos un proyecto cafre de tener, al tuntún, todas las marcas que había en España. Sin un análisis profundo de cada cuál. Esto nos llevó a comprar marcas que nadie en su sano juicio compraría. Y además, por no tener ni idea, grandes stocks, a lo bestia. Son fallos de novato. Pero no dejan de ser fallos, ni tienen excusa. De esto se ha hablado en multitud de escenarios, de gente que comienza con ilusión pero con poca idea. Y en blogs cerveceros ha salido el tema varias veces, relativo a comenzar sin saber. Quien comienza sin saber se expone a caer con estrépito y es responsable de su propia caída. Las cosas hay que estudiarlas e intentar hacerlas lo mejor posible y ni aun así tienes garantizado que te vaya a ir bien.

El caso es que estos errores combinados nos supusieron tener mucho stock de un catálogo mediocre. De esto nos dimos cuenta. ¿Cómo? Por un lado, nuestro conocimiento cervecero fue aumentando y desarrollamos el lado crítico con la cerveza. Entendimos que por ponerse una determinada etiqueta una cerveza no pasaba a ser buena. Por otro lado fuimos aprendiendo un poco más del tema empresarial, algo difícil para unos bolcheviques como nosotros, pero aquí hablamos sobretodo de autoempleo futuro y supervivencia, así que tocaba ponerse. Y vimos que tener un catálogo mediocre, sólo por completismo de “lo artesanal”, nos perjudicaba a nosotros mismos como iniciadores de la movida, a nuestros clientes por consumir algo que no vale la pena y a la escena cervecera en general dando coba a cosas que no lo merecen realmente. Esta situación había que cambiarla. Pero venía un nuevo problema, los pocos euros que teníamos al principio, ya no los teníamos.

Tocaba una labor muy lenta, dada la situación económica, separar la paja del trigo, eliminar, corregir, sin más euros que meter. Pero había que hacerlo, aunque fuese lento y aunque supusiese perder más dinero. Había que ir poco a poco consiguiendo los cambios que queríamos.

Para 2012 tuvimos una reunión del comité central y la conclusión más general era que había que tener: sólo buena mierda. Frase un poco macarra, o chuleta, por supuesto bolchevique a nuestro estilo, punki y de La Guindalera, un poco como nosotros, o nuestra idea: sólo buena mierda.

Es el propósito de enmienda que hacemos ante todos y toca decirlo, tal vez porque sea necesario reconocer los errores en público, o porque puede ayudar, o porque nos apetece.

Esto ha llevado a hacer varias cosas. Estamos en proceso de una revisión total del catálogo que tenemos. Si no tenemos dinero para tener algo muy amplio, si vamos a tener poco, que lo poco sea bueno. Esto ha significado que unas marcas han sido fulminadas directamente dada su calidad más que dudosa (Santa Margarida) o sus fallos de embotellamiento y malas formas de funcionar (Calvin). Esto es jodido, porque fallas comprándolas y además te jodes al tirar directamente a la basura tanta botella llena, o sea, tantos euros, pero es lo que hay. También fue fulminada La Socarrada, de corta andadura con nosotros, porque nos pidió que no pusiésemos que la fabricaban en Cataluña en las instalaciones de Rosita, ya que eso les daría mala publicidad porque los valencianos odian a los catalanes (o “como favorecer desde el mundo cervecero los odios regionales”, cosa por la que por supuesto no íbamos a pasar… y además, si tan malos son los catalanes ¿cuál es el sentido de fabricar con ellos?). Otras, no necesariamente malas pero sí del montón y con mala relación calidad precio (Montmirá) o muy raras y con mala relación calidad precio, o sea, demasiado caras para lo que ofrecen (DeDues), según vayan terminándose no las repondremos más.

No planteamos esto como algo a mala leche, pero pensamos que hay que explicar todo esto, sobretodo por respeto al sector en el que nos movemos (malamente) y a los clientes que nos compren. Les deseamos lo mejor a todos, sobretodo a varios que con nosotros se han comportado fenomenal. Pero si nosotros pensamos que debemos hacer evaluación para mejorar, tal vez todo el mundo podría hacer lo mismo. Y si no lo hacen, nosotros seguiremos haciéndolo igual. Detrás de cada proyecto hay siempre mucha ilusión y por eso no queremos ser implacables, pero sí animar a mejorar. Tenemos un afán más solidario para con el sector en general que crítico para con lo que ha fallado, nosotros incluídos, aunque de todo hay. Eso no garantiza que estemos en lo correcto, a lo mejor desestimamos cervezas que son buenísimas o que sus autores están convencidos de que son lo mejor y apuestan por ellas tal y como son, en ese sentido les deseamos suerte de cualquier forma, aunque nuestros caminos se separen.

No acaba ahí la cosa, pues tenemos ahora mismo todo el catálogo en evaluación. No es algo de ahora, llevamos varios meses con esto, pero, como decíamos, nos cuesta mucho hacer los cambios efectivos porque no tenemos los euros que tuvimos antaño (que no eran muchos) y todo va despacio. Pero todo está sujeto a revisión, estamos filtrando, mejor tener menos pero mejor, aunque sea poco que sea una selección buena. Esto significa que habrá alguna baja más.

El criterio que estamos siguiendo es el siguiente: todo lo que entre en catálogo, ha de haber sido evaluado previamente por nosotros. Esto tendrá dos excepciones. La primera, nos fiamos de la recomendación de determinada gente, por lo que siguiéndola podríamos meter alguna cosa no probada, pero aun así, lo que venga por esa vía, se probará y si no nos convence, según se termine no se renovará. La segunda excepción es que con aquellas marcas con las que vengamos trabajando y nos gusten, si sacan algo nuevo nos podremos fiar de meterlo basándonos en la trayectoria de sus fabricantes, aunque igualmente se probará y si no gusta, no se meterá más. Esto ya lo estamos aplicando.

El objetivo no es necesariamente que lo poco que tengamos sean cervezas de “matrícula de honor”, pero sí que al menos sean algo que vaya un poco más allá del “está bien”. Será algo con cierta flexibilidad para buscar una pluralidad de estilos, también para tener cosas representativas,  pero esa es la línea.

Esos son los cambios en cuanto a catálogos, pero también hay cambios en cuanto a funcionamiento. Al empezar, como teníamos pocos medios, comenzamos a trabajar con un operador logístico encargado del proceso de almacenaje, preparación de envíos y los propios envíos. Esto era relativamente fácil, pero hubo una serie de fallos. Algunos fallos se fueron puliendo a indicación nuestra, ya que no conocían mucho acerca del mundo de las cervezas. Otros fallos no se pulían nunca y a raíz de eso decidimos coger un pequeño almacén y aprovechando que nuestra situación había cambiado un poco (al tener la Secretaria de Agit-Prop algo más de tiempo libre), encontrar nosotros un sitio más adecuado respecto a temperatura, luz y demás, e igualmente hacer nosotros mismos todo el proceso de embalaje. Hemos perdido al hacer esto un poco de rapidez con los envíos, pero pensamos que vale la pena ya que van mucho mejor protegidos. Esto no indica que no vaya a haber pedidos rotos, ya que estamos en manos de los transportistas y su delicadeza (o ausencia de la misma), pero la protección la hemos aumentado muchísimo y esperamos que eso repercuta positivamente.

En fin, estos son los cambios decididos. Cambiar de almacén o desprenderse de tantas cervezas significan gastar unos cuantos lereles que podíamos haber gastado en otras cosas, pero pensamos que será para bien. Con esos euros podríamos haber mejorado y aumentado el catálogo, pero pensábamos que era más urgente hacer esa renovación y a partir de ahí, ir mirando. Al ser pequeños y con pocos recursos nos cuesta mucho comprar, pero es lo que toca. Todo es incierto y no sabemos si esto nos servirá para prosperar o pagaremos eternamente los errores iniciales, pero hay que intentarlo. Si esto va para arriba, bien, y si va para abajo que sea con más calidad. Los guerrilleros somos así.

Si hay suerte, en 2012 habrá más novedades, pero de momento esto es lo que ya está hecho o terminando de hacerse.

Madroñízate con La Cibeles

March 16, 2012 2 comments

Ayer estuvimos hablando en la reunión del Comité Central del Comité del Lúpulo de que no le damos al blog toda la cancha que hay que darle.

Cosa que es cierta. El problema es que a veces no sabemos que poner. Lo que sí vamos haciendo es anunciar cosas que pasan. Y una cosa que pasa es esta:

La Cibeles Madroño ya está aquí

La Cibeles Madroño es la nueva cerveza de La Cibeles. Como el gran David está empeñado en dar uso a productos locales, qué mejor que el madroño, símbolo de Madrid aunque no mucha gente los conoce en realidad. Es un fruto silvestre rojo y pequeñito, la verdad es que con muy buen sabor, que se ha utilizado para hacer licores tradicionales, mermeladas, etc.

Venía el reto de introducirlo en la cerveza. No se esperen ustedes una “cerveza de frutas”, porque no van por ahí los tiros. El resultado es una cerveza que tal vez nos recuerde a una ale belga fuerte, sólo que lleva un toque sutil de madroño, que le aporta un aroma diferente y un gusto que combina el amargor característico de una cerveza con un deje dulce que se mantiene en la boca por un tiempo.

Es una edición limitada, acorde con la política que se quiere llevar en Cibeles de ir haciendo cervezas de temporada, rarezas esporádicas y regalos así para los consumidores. Los estándares de calidad de Cibeles son altos.

En el Comité del Lúpulo la hemos probado y tenemos opiniones dispares. Aun así, ha gustado, sólo que este “ha gustado” es diverso, según quien opine “está buena” o “me ha encantado”. Lo mejor es que la probéis vosotros, porque además cuando se acabe, se acabó.

Taller de quesos y cervezas en Apetit’oh

March 15, 2012 2 comments

El Comité del Lúpulo informa:

El día 19 de Mayo daremos un taller (la Secretaria de Agit-Prop asume la dirección, con el resto del Comité al completo ayudando en la logística) sobre cervezas y quesos en Apetit’oh, la escuela de cocina que hay en Madrid en el barrio de Las Adelfas.

El contenido no lo tenemos todavía totalmente definido, pero queda tiempo aun. Básicamente la idea es ver lo bien que va la cerveza con el queso, ver que para cada queso puede haber una cerveza idonea, y pasar un buen rato hablando de este tema y degustando un poco, con gente que esperamos que se lo pase bien.

Sí que tenemos la idea general, que es ir, en el apartado quesos, a los más conocidos de por aquí, como pueden ser Manchego, Idiazabal, Cabrales…

Y en el apartado de cerveza, también queremos que haya presencia local, Domus, Cibeles y demás.

Va a ser curioso porque cambiamos un poco las tornas, normalmente hemos hecho al revés, es decir, buscar una cerveza y asignarle un queso. Aquí primero haremos la selección de quesos y luego la de cerveza… o las dos cosas, ¡veremos!

Si sois de Madrid y os resulta interesante, ¡apuntaos! El precio por persona es de 25€.

Apetit’oh

C/Garibay, 6

Metro: Conde de Casal (Línea 6) o Pacífico (Líneas 1 y 6)

Unos apuntes rápidos sobre el Barcelona Beer Festival

March 12, 2012 6 comments

Este fin de semana lo hemos pasado en Barcelona, porque el Comité del Lúpulo sintió la llamada revolucionaria del BBF, Barcelona Beer Festival, y no pudimos dejarlo escapar.

Ha habido más festivales antes a los que no hemos acudido básicamente porque seguimos siendo pobres, pero estos catalanes montan tantas cosas que seguir sin acudir nos parecía ya demencial.

Nos resultó especialmente atractivo por el formato. Estamos acostumbrados, en cualquier tipo de festival/feria alimenticia, al formato de “stands” en el que cada productor tiene su propio puesto y vas haciendo la ruta uno por uno. Esto puede tener su cosa positiva, pero también queda claro que los productores no se pueden relajar y que puede dar pie a que el sitio se convierta en una pura competencia entre unos y otros. En este caso, el formato era diferente, se encargaba de la gestión la Associació per la Cultura de la Cervesa Artesana, ellos hacían la selección, ponían una barra única llena de tiradores y se iban probando ahí todas. Sólo por este formato nos resultó más llamativo y decidimos ir hasta Barcelona.

Vamos a intentar hacer un esquema del funcionamiento básico:

– Más de cien cervezas diferentes

– 36 tiradores en una misma barra

– En un gran tablón ponía todas las cervezas que había, con un recuadro al lado. En el recuadro ponía en qué grifo estaba pinchada una cerveza (cada grifo tenía un código, A1, A2, A3, B1, B2, B3, C1, C2, C3, etc), en caso de que lo estuviese en ese momento, si no estaba pinchada el recuadro estaba en blanco y si ya se había agotado, ponía que se había agotado.

– Entonces, básicamente, ibas al tablón, escogías la que querías e ibas a buscarla al grifo donde estuviera.

– La entrada al festival era gratuita. Las cervezas se pagaban en unas monedas del festival (a las que bautizamos como “dirhams”). Al entrar, si querías, comprabas un kit básico que incluía 3 dirhams, un vaso de vidrio del festival de 22cl (vaso de caña más o menos) y una guía en la que venían todas las cervezas del festival con una descripción. Esto valía 5€. Además podías ir reponiendo “dirhams”, 7 dirhams por 5€, 15 dirhams por 10€.

– Todas las cervezas valían entre 2 y 5 dirhams.

Así es esencialmente como iba la maquinaria para poder beber cervezas: coger monedas, informarse sobre la cerveza que querías e ir a buscarla.

El festival se celebraba en un Convento que se había reconvertido en Centro Cultural, Convent de Sant Agustí, dentro de un precioso patio con arcos. El espacio contaba además con un bar propio y por parte de la organización del festival se intentó coordinar la cosa para que hubiese buenas opciones para comer a precio aceptable.

Pasamos ahí casi todo el sábado y la tarde del domingo y más o menos podemos hacer una serie de valoraciones. Nuestra impresión general es muy positiva. Por hacer un festival cervecero importante en una ciudad importante. Por la selección de cervezas. Por lo ajustado de los precios (las cervezas costaban entre 2 y 5 dirhams, al precio al que suelen estar las artesanales, al cambio de dirham a euro salían bien). Por todas las buenísimas ideas y el esfuerzo organizativo bien ejecutado.

Hubo varias cosas negativas que se pueden resumir en una: fue tan exitoso que se llenó demasiado y al llenarse demasiado fallaron cosas. El espacio se quedó pequeño, se formaban colas kilométricas (por eso no salimos de ahí en todo el sábado, como para volver a hacer la cola) y aunque hubo un intento muy valioso de controlar el aforo, la sensación dentro era de cierto agobio. También en esto debemos admitir que quien esto escribe lleva bastante mal los espacios muy masificados, para un rato bien pero para mucho se agobia en exceso. Al estar tan lleno, las colas se sobreponían y era un lío: la cola para mirar el tablón, la cola para coger las cervezas, la cola para cambiar euros por dirhams, una se cruzaba con otra y todas a la vez. En un momento determinado, se empezó a descoordinar el tablón con los grifos, de forma que hacías la cola del tablón para mirar la que querías y cuando terminabas la cola del tirador resultaba que esa cerveza ya no estaba disponible, por lo que tenías que ir metiendo la cabeza entre cada tirador como podías para ver lo que tenían en cada uno. Al final, como mucho era nuevo, cogíamos la que podíamos i endavant. Esto de la descoordinación tablón/grifos fue para nosotros tal vez lo más negativo. Como decimos, todos estos problemas en realidad vienen derivados por uno concreto que fue el de la masificación y esto imaginamos que se podrá solucionar fácilmente el año próximo consiguiendo un lugar más amplio.

Teníamos mucho interés en el tema de la comida. Esto no funcionó del todo bien aunque en este aspecto no hubo responsabilidad alguna por parte de la organización. Por lo que pudimos saber, la organización propuso una colaboración con el bar del lugar para trabajar en común, aportar más voluntarios para trabajar y hacer más cosas, la gente que llevaba el bar pensó que ellos se sobraban y que querían hacer todo a su modo y fallaron enormemente. Pero esto como decimos habrá que planteárselo a la gente del bar del centro cultural, no a la propia organización.

Hubo varias charlas programadas. Pudimos asistir a la de Nogne O, muy clara y bien explicada (aunque íntegramente en inglés, para nosotros no había problema con eso pero tal vez lo suyo habría sido ir traduciendo, el asunto fue que el ponente preguntó “¿todo el mundo habla inglés?”, quien no lo hablaba calló malamente y quien lo hablaba dijo “sí”, y así fue, en inglés). Teníamos previsto asistir a la mesa redonda de profesionales, pero como no sólo de cerveza vive el hombre resultó que una amiga nos invitó a una calçotada y se nos fue la hora de inicio.

A los que tenían algo que ver con algo de la cerveza (tiendas, bares, productores) nos daban una acreditación que no sabemos si servía para algo especialmente, como nosotros somos tímidos aunque no lo parezca la llevábamos guardada. Aun así nos dio tiempo a apuntar en la parte trasera una serie de ideas automáticas que nos vinieron a la cabeza

Por lo visto fue mucha gente conocida, pero como el sitio estaba tan lleno se ve que no nos cruzamos. Eso sí, tuvimos la oportunidad de conocer a Pepe, de Singlot, con el cuál habíamos cruzado algún correo electrónico y al que estamos muy agradecidos porque es una persona que nos ha dado muy buenos consejos, así que pudimos agradecérselo en persona y aunque no pudimos hablar con él en profundidad sí que pudimos cruzar varias impresiones.  También nos encantó poder hablar con Mikel Rius, uno de los organizadores, con quien habíamos “tuiteado” anteriormente, charló con nosotros muy amablemente pese al “estrés” de estar a todo y también pudimos cambiar algunas impresiones muy valiosas.

Sobre todas las cervezas que probamos, no vamos a enumerarlas una por una por no extendernos demasiado ya que queríamos hablar más de la logística del festival en sí mismo, pero sí que debemos decir que la selección nos pareció muy buena, que había mucha variedad en cada momento y que todo lo que probamos nos gustó.

Como decimos, la impresión general es muy positiva, queda como aspecto a mejorar el de conseguir un espacio más amplio y un poco de la coordinación interna, pero pensamos que el formato es muy bueno, que vale mucho la pena y que la iniciativa va a sentar precedente.

¡Esperamos vernos el año que viene!

En la foto, las dos últimas cervezas que tomamos: La Guineu Edición Especial BBF y la Taras Boulba de Brasserie La Senne. Se terminaron los vasos y tuvimos que tomar dos para tres, nuestro amigo Guille llegó tarde y se quedó sin got.